Del guau al uy…

Dejando las frivolidades de lado, he tomado la inteligente decisión de pasar a vestirme como una mujer más discreta y a despedirme de los guau que todas mis ropas asombrosas provocaban. Un asalto de sensatez me dijo: mujer, es hora de bajar unos peldaños y encaminarse hacia el ah de la elegancia. Los entendidos dicen sabiamente queSigue leyendo “Del guau al uy…”

El secreto de esos ojos

Adiós a las certezas, bienvenida la intuición. Un ejemplo es tu mirada que asume el más allá, así como tu cansado paso se aleja del más acá. En tus ojos se trasluce el infinito, nos enseña la quietud del silencio, el mismo silencio que nos embargará mañana, cuando nos encontremos donde tú estas ahora. Ya sin importar queSigue leyendo “El secreto de esos ojos”

Ese roble sin cabeza

Pobre de ese roble sin cabeza de su marido.  Desde hacía algún tiempo, no sabía exactamente cuando, él se había hecho viejo.  Aún siendo uno de esos pocos privilegiados que aparentan menos edad de la que tienen, sus noventa octubres se le empezaban a notar, pero siempre conservando su increíble salud de roble. Paradojas deSigue leyendo “Ese roble sin cabeza”

Bellos

El tiempo grácilmente visible, en aquellas criaturas, de belleza inmarcesible. Contraviniendo todas las leyes de la naturaleza se yerguen con altivez, los años no los encorvan y de fieras son sus huesos. Algo indefinible les constituye, algo inmemorial propio de los dioses, sustenta a estos pocos seres que en el mundo son y han sido.