¡Ou la lá le français!

Ou la lá le francais! je resterai toujours avec toi…, todavía mi corazón se sobresalta de la emoción al evocar tus enamorados susurros.  Desde luego que de todas las lenguas habladas, el francés, tal vez sea la más erótica de todas.  Esta idea seguramente tiene su origen en aquel sujeto que dijo: que en alemánSigue leyendo “¡Ou la lá le français!”

Entre escaparates

Me hallaba dando vueltas por un centro comercial después de regalarme un capricho bien engordante: una hamburguesa gigante con un monte de patatas fritas, mientras hacía tiempo para mi función de cine.  Iba entreteniendo la vista con esos escaparates de lujo, que son una invitación a entrar, tocar y palpar todas las prendas que llamenSigue leyendo “Entre escaparates”

Viejas amigas

Erase una época en que dos amigas cruzaron sus caminos en un país extranjero, se encontraban solas y sin familia, y  probablemente esto fue lo que las hizo inseparables. Ambas tenían mucho en común, muchas historias y suficientes trotes por el mundo como para llenar horas y tardes enteras de parloteo. Muchas veces salían a caminarSigue leyendo “Viejas amigas”

Mi cama rica

Probablemente sea depresión lo mío, lo que me lleva a añorar la cama el resto del día.  No quisiera salirme de ella y despanzurrada quedarme tumbada, mientras mis pensamientos se reposan y se decantan mis ideas, dejarme llevar por la imaginación, hasta alcanzar aquello que solo consiguen mis ojos cerrados. Enfermedad no es, eso creo,Sigue leyendo “Mi cama rica”

Mirad el pajarito…

Sobrellevar con dignidad el propio envejecimiento, es una cosa, pero ser testigo del envejecimiento del otro, es otra historia. Por supuesto que no nos afecta de la misma manera, ni nos perturba igualmente, pero nos ensombrece observar año tras año, ese deterioro en esa persona querida. Con suerte conseguimos olvidarnos del tema hasta el próximoSigue leyendo “Mirad el pajarito…”