INSUBORDINADA

Sentada frente al compu,
entre teclas rondando mis ideas,
en pantalla una esperanza
detrás de todo, un blanco total.

¡Vamos!
dedos al teclado.

Sola en casa,
26 meses sin marido
y una hija 12 meses con marido.

Alejada anda la muerte de mi palomar,
se respira tregua,
por aquí no se la espera.

Aunque el postrado vecino de enfrente,
profesor de química,
está que la palma.

Seguramente su bella enfermera,
con sus amorosos cuidadados,
lo mantiene todavía sujeto a este mundo.


Mientras fuera,
en la calle
una vieja barriendo el otoño
y una bandada de pájaros
sobrevuela su encorvada espalda.

Al cromañón de mi vecino,
al menos sus perros le ladran
y el abuelo taxista
con su trapo lustrando,
su viejo cacharro.

Tampoco a las risas,
se las espera por estos lares.

Qué envidía,
el calorcito,
hasta aquí llegan las carcajadas,
ramalazos del Caribe.

¡Vamos!
de vuelta al compu
impaciente ante mi escaso ingenio,
porque la noche vino y me robó
el motivo para dejar la cama esta mañana.

Sorprenderé a mi teclado
contándole algún secreto,
a nadie confesado.

Intentaré ruborizarle
tecleando eróticas prosas
una batalla sexy,
entre vocales y consonantes
al rojo vivo.

Se le subirán los colores
al mojigato de mi compu.

5 comentarios sobre “INSUBORDINADA

Agrega el tuyo

  1. Me gustó mucho (II)
    Ofrezco mis más sinceras disculpas si el comentario anterior causó alguna incomodidad (o tal vez «rubor») no fue mi intención…
    Un cordial saludo.
    Paz y bien.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: