Imaginando

Ahora sí,
era real,
era verdad,
se había ido para siempre,
de su vida y de su mundo.


Palidecía la ilusión por soñarle y volver a verle.
Un consuelo fueron esos días,
mientras aún en el aire su espíritu estaba:
pudo soñarle, verle y acariciarle.

El paso de los días fue poco a poco
desvaneciendo la fuerza de su recuerdo.
mas esa llaga en su memoria,
permanecería.

Sus ojos cerrados, bajadas las cortinas de su conciencia,
evitan despertar a su yo malherido en el fondo de su caverna interior.
Entreabre los ojos intuyendo la mañana,
esa mañana que sus ojos no quieren ver.

De su inexistencia mientras duerme
solo la noche lo sabe,
durante el sueño su alma siempre se escapa,
vagando suelta por ese mundo onírico,
donde yace su dormido amante para siempre.

Ha de abrir los ojos/
ha de despertar/
llama de vuelta a su alma/
que fugitiva vaga por las noches/
en busca de su amor/
entre tantos y tantos amores muertos/
qué a saber donde fueron a parar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: