Demasiada realidad

Entreabro mis ojos y ahí esta la mañana.

Secas mis lágrimas,
yacen sobre mi almohada.

Se oculta entre mis sábanas,
la nada que dejaste.

A través de la abierta ventana,
entróse la indiscreta mañana,
demasiada realidad para mi.

Entre transida y dormida,
mis ojos no querían despertar,
robaría la luz tu imagen guardada
detrás de mis párpados.

Sufriendo esta mi alma,
tras días de arrastrar mi pena,
ya no hay sol para mi.

En cada suspiro te respiro,
mientras absorta camino,
bajo desconsolados sauces,
en busca de la piadosa senda,
del olvido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: