Memorias de una viuda

Fue así como se hizo el silencio en mi vida, de manera velada, casi sin sentirlo.  Se fue apoderando de mi tiempo, de la mayor parte de mis días; posándose con disimulo en mi mirada, haciéndose profundo, y allí se fue quedando.

Son tantos los vacíos que tu partida me dejó, son tantos los espacios sin la luz que te llevaste,   tantos rincones muertos sin la vida que le diste. Desde entonces es la soledad la que duerme a mi lado.  

¿Cuánta vida encierra un alma?  ¿Cuánto amor es capaz de dar? ¿Cuántos sueños se cumplieron a lo largo de tu vida?  ¿Qué es lo que nos deja completamente vacíos cuando alguien querido, que ha compartido casi nuestra vida entera, se marcha, se evapora, se disipa en el tiempo?  Convirtiendo en abismo nuestras horas.

Ocurrió al segundo de que tu vida saliera de tu pecho, cuando el aire se hizo irrespirable, cargado de pesar. Transida de dolor respiraba tu muerte aún flotando en el aire.

Qué difícil es hallar la sonrisa por estos días, que hasta un soleado día nos parece triste, vamos como ciegos por el dolor e incapaces de levantar la mirada.  Añicos se han hecho todas nuestras ilusiones, nuestros proyectos de mañana.

Veo tu lado vacío de la cama y me produce verdaderos escalofríos en el alma. Ideas y pensamientos sombríos recorren mi mente.  Inevitables interrogantes atenazan el corazón:  ¿dónde estarás ahora?  ¿Dónde te fuiste?  ¿Qué hay allí donde estás?  ¿De verdad no hay nada detrás de esos ojos cuando se cierran?

Quizás un negro vacío como cuando dormimos anestesiados, es lo que nos espera cuando nuestros párpados se bajen por última vez. Como una bajada de telón y final de función.

Tan ocupada estaba en los cuidados que día a día te procuraba que no supe advertir la luz que de ti se retiraba. El brillo de tus ojos que lentamente te dejaba, mientras enmudecía la voz de tu ser, y ya convertido en espíritu yacías sobre la cama.

Como la llama de una vela tu vida se apagaba, hasta extinguirse en un suspiro tu maravillosa existencia.

2 comentarios sobre “Memorias de una viuda

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: