No pudo ser

Hurgando en el trastero de los sueños,
entre un amasijo de viejas ilusiones,
dormía todo aquello,
que pudo ser,

y ya no será jamás.

Quise dejar de quererte, pero no pude
Quise parar el tiempo y se esfumó.

¿Cómo dejarte, cuando todavía tus ojos me amaban?
¿Cómo partir, cuando todavía mi corazon tuyo era?

Lejanas fronteras sellaron nuestro querer,
ni el teléfono, ni el correo nos acercó,
y mudo en la distancia
fue muriendo nuestro amor.

¡Qué destino amado mío!
nos soñábamos juntos para siempre,
mas divorciados por océanos,
el destino nos deparaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: