Ese roble sin cabeza

Pobre de ese roble sin cabeza de su marido.  Desde hacía algún tiempo, no sabía exactamente cuando, él se había hecho viejo. 

Aún siendo uno de esos pocos privilegiados que aparentan menos edad de la que tienen, sus noventa octubres se le empezaban a notar, pero siempre conservando su increíble salud de roble.

Paradojas de la vida, su mente siempre fue su fuerte.  Así como su inconfundible trato amable y diplomático.  Y muy admirado por su asombrosa cultura y bagaje intelectual. 

Casi inverosímil resulta hoy, recordar sus años de profesión más activos, moviéndose como pez en el agua entre anglosajones.

En cuanto a su mujer, un cuarto de siglo más joven que él, se enamoró de ese hombre de frente ancha y con voz de Yves Montand. 

Lejos estaba su ilusa fantasía de mujer, de llegar a casarse con un gran hombre y de imaginar que su diferencia de edad, resultaría con el paso del tiempo, casi incestuosa.

Mas tarde,  como fruto a la más dispar de las parejas, la vida les premiaría con una hija. 

Despacio y casi sin percatarse, él iba olvidando quien era y quien había sido. Mientras ella iba convirtiéndose, en voz y memoria de cada una de las historias de su vida.  Haciéndole revivir con sus palabras, sus mejores momentos ya olvidados.

Desde hacía algún tiempo, mirarle a los ojos le producía una infinita tristeza.  Intentaba comprender, que habría en esa nada que él tanto contemplaba.   

Casi toda su vida ella creyó, que lo peor de llegar a viejo sería llenarse de arrugas, de arrastrar los pies, aquejado por mil  males, y ahora todo eso le parecía irrelevante, ante la espantosa idea de verse vaciado de memoria.

Es así como ella llega a la triste conclusión, de que una vez que la mente nos abandona, borrando nuestros recuerdos, nuestras vivencias, de todo lo que ha sido una vida entera, es ahí donde se halla la verdadera tragedia de llegar a viejo, sano como un roble, pero sin cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: