Cuéntale tu soledad

Mientras al cielo mirabas,
a tierra tus lágrimas caían.

Llevas tu pesar a remolque,
tras una postrera estocada.

Cual veleta tu vida al viento,
viró el curso de tu suerte.

Se abren por esos diafanos senderos,
los desconocidos medanos de tu alma,
entre aquellos troncos eternos,
que espigan sus ramas al cielo.

Mas ya nada podrá devolverte,
el placer de la hierba verde.

Embébete del glauco que te rodea,
donde solo el viento oye tus palabras,
y el silencio envuelve tu aliento,
¡habla con el aire!
cuéntale tu soledad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: