Sueños compartidos

Tal vez será,
en un tiempo lejano,
que ni siquiera imagino,
amando a alguien más que a ti.

Me pregunto:
¿cómo es posible,
que un pequeño corazón,
pueda llegar a amar tanto?

Siempre nos acostábamos,
con falsas ilusiones,
de dormirnos enseguida,
pero era frecuente,
que la noche trajera,
el azaroso trajín del día.

Recostados,
el uno al lado del otro,
nuestros pensamientos entrelazados,
haciendo planes en la oscuridad,
y ni falta que nos hacía contar ovejas.

Ese nido nuestro, la cama,
mullida parcela para el amor.
¡Cómo olvidar!, nuestras voces en la penumbra,
desvelados y excitados,
al sueño espantábamos.

Casi siempre,
y sin darnos ni cuenta,
llegaba
el cansancio infinito,
a dormir nuestras almas en sueños aparte.

Adiós a esos años de cama y sueños compartidos.

Publicado por Roxane

Escribe sensibles micro relatos inspirados en sentimientos y reflexiones de las vivencias que más la marcaron a lo largo de su viajada vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: