Ese sol indiferente

La noche de tu partida,
las nubes raudas se
abrían,
a luz de la luna que nacía,

mientras quieto el mundo dormía.

Al despertar la mañana,
aunque ajeno el horizonte,
del ausente arco iris,
un sol radiante brillaba.

Desveladas noches sin ti,
entre ruidos errantes,
y negras siluetas de ramas,
desdibujadas sobre el muro.

¿Dónde estás ahora amor mío?
¿Duermes entre las estrellas?
¿Es el inmenso amor nuestro que te cubre por las noches?

Mas ahora que te has ido,  
entiendo la indiferencia del sol que nace cada dia,
y es que no sabe lo que es morir.

 

Publicado por Roxane

Escribe sensibles micro relatos inspirados en sentimientos y reflexiones de las vivencias que más la marcaron a lo largo de su viajada vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: