¡Ou la lá le français!

Ou la lá le francais! je resterai toujours avec toi…, todavía mi corazón se sobresalta de la emoción al evocar tus enamorados susurros. 

Desde luego que de todas las lenguas habladas, el francés, tal vez sea la más erótica de todas.  Esta idea seguramente tiene su origen en aquel sujeto que dijo: que en alemán se hacía la guerra, en francés se hacía el amor y en español, se hablaba con Dios.

En realidad, sin tener una razón lógica, el francés trae hasta mi unas misteriosas reminiscencias que se agitan dentro de mi, erizando todos mis sentidos. 

¿Será posible que después de tantos años reaccione como una colegiala ante un viejo y olvidado amor?

Seguiré acurrucándome a ese memorable recuerdo, abrazada a mon amant français, en lo más alto de la Tour Affail, enbriagada por sus titilantes luces sobre el Sena.  Paseando mi historia de amor por les Champs Ellysees y aún hoy, resonando en mis oídos: tout doucement, je resterai toute ma vie avec toi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: