Uno del montón

Voy escalando hacia esa cumbre, al igual que tantos otros que como yo, buscan realizar su destino oculto tras ese vasto horizonte en la cima.   

Sueño alcanzar un buen día al fin, esa épica llegada a la meta, acariciar la merecida victoria e inmortalizar esos instantes gloriosos para siempre.

Allá donde sueño llegar, al cenit mismo de esa cumbre, os puedo asegurar que se oirán cánticos de sirena, cuando sea anunciado nuestro nombre al son de trompetas.

Finalmente el reconocimiento ha llegado, y seremos alabados por nuestra modesta obra.  Será entonces momento de hincar nuestras rodillas y toda nuestra gratitud rezumara en una plegaria. 

Seguramente, no querremos abrir los ojos por si solo fuera un sueño, del que no queremos despertar.

Pasará nuestro gozo como una exhalación.  Instante único e irrepetible de reconocimiento, que llevaremos prendido en el alma para siempre. 

Imposible será ya entonces, olvidar lo que somos y lo que hemos venido a hacer a esta vida.  Ya nunca más nos sentiremos parte del montón.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: